Abstract: 

En agosto de 2012, cuatro meses después de su lanzamiento, Coursera –uno de los proveedores de cursos abiertos masivos en línea (Massive Open Online Course – MOOC) que están cobrando cada vez más fuerza en Internet– alcanzó la cifra de un millón de estudiantes inscritos, de prácticamente todos los países del mundo. Este es solo un ejemplo más de los impresionantes números que se pueden observar respecto a la repentina popularidad de los MOOC y que no hace más que confirmar el interés que existe en todo el mundo por acceder a cursos universitarios en línea.

Debido al creciente número de personas inscritas para seguir este tipo de cursos y la voluntad de las universidades de ampliar los contenidos disponibles en línea, este innovador modelo ha atraído una atención considerable. El término MOOC data de 2008 y se acuñó inicialmente para nombrar un experimento pedagógico centrado en crear un entorno de aprendizaje más conectado y democrático. No obstante, a partir de 2011, las universidades empezaron a utilizarlo para designar la oferta de cursos dirigidos a estudiantes de todo el mundo. Hoy en día, el término describe un conjunto de modelos pedagógicos. Para George Siemens es necesario distinguir entre los cMOOC, que siguen el modelo original “conectivista”, y los xMOOC, que son más institucionalizados y estructurados. Pese a las diferencias, la emergencia misma de los MOOC plantea una serie de retos a la comunidad educativa. Para muchos de nosotros, los cursos abiertos masivos en línea parecen aportar finalmente algunos de los cambios potenciados por la tecnología que habíamos estado esperando en el ámbito del aprendizaje durante prácticamente dos décadas.

<p>&nbsp;</p><p>En agosto de 2012, cuatro meses después de su lanzamiento, Coursera –uno de los proveedores de cursos abiertos masivos en línea (Massive Open Online Course – MOOC) que están cobrando cada vez más fuerza en Internet– alcanzó la cifra de un millón de estudiantes inscritos, de prácticamente todos los países del mundo. Este es solo un ejemplo más de los impresionantes números que se pueden observar respecto a la repentina popularidad de los MOOC y que no hace más que confirmar el interés que existe en todo el mundo por acceder a cursos universitarios en línea.</p><p>&nbsp;</p><p>Debido al creciente número de personas inscritas para seguir este tipo de cursos y la voluntad de las universidades de ampliar los contenidos disponibles en línea, este innovador modelo ha atraído una atención considerable. El término MOOC data de 2008 y se acuñó inicialmente para nombrar un experimento pedagógico centrado en crear un entorno de aprendizaje más conectado y democrático. No obstante, a partir de 2011, las universidades empezaron a utilizarlo para designar la oferta de cursos dirigidos a estudiantes de todo el mundo. Hoy en día, el término describe un conjunto de modelos pedagógicos. Para George Siemens es necesario distinguir entre los cMOOC, que siguen el modelo original “conectivista”, y los xMOOC, que son más institucionalizados y estructurados. Pese a las diferencias, la emergencia misma de los MOOC plantea una serie de retos a la comunidad educativa. Para muchos de nosotros, los cursos abiertos masivos en línea parecen aportar finalmente algunos de los cambios potenciados por la tecnología que habíamos estado esperando en el ámbito del aprendizaje durante prácticamente dos décadas.</p><p>&nbsp;</p><p>El número 33 de <em>eLearning Paper</em>s busca analizar la influencia que los MOOC ejercen tanto en las instituciones educativas como en los estudiantes. Asimismo, se interroga sobre las estrategias de enseñanza y aprendizaje que se pueden aplicar para mejorar la experiencia formativa en el ámbito de los MOOC, el lugar que ocupa este tipo de cursos en el panorama pedagógico actual y si estos representan un modelo viable para los países en desarrollo.</p><p>&nbsp;</p><p>También es importante estudiar los efectos que este tipo de cursos puede tener en las estructuras educativas. Con la expansión de plataformas de xMOOC conectadas a varias redes universitarias –como Coursera, Udacity, edX o la recientemente creada Futurelearn, de ámbito europeo– resulta esencial saber qué papel desempeñan en el sistema educativo y, particularmente, en la educación superior.</p><p>&nbsp;</p><p>Este número especial reúne resultados de estudios y ejemplos detallados para suscitar un debate sobre este campo de investigación emergente.</p>


ePaper Articles: 

  • Impacto y alcance de los MOOC: Perspectiva de los países en desarrollo
  • El próximo factor de cambio: Antecedentes históricos de los MOOC en educación
  • Principios para diseñar los MOOC. Enfoque pedagógico desde la perspectiva del estudiante
  • Los MOOC son más sociales de lo que se cree
  • Descubrir el potencial del aprendizaje entre pares: Dominar un MOOC gracias a los medios sociales
  • Aprender del diseño abierto: Organizar un MOOC de diseño del aprendizaje
  • Potencial del quad-blogging para transformar el aprendizaje entre pares en un MOOC
  • MOOC de aprendizaje basado en juegos para promover la formación en emprendimiento
  • AlphaMOOC: Desarrollar un curso abierto masivo en línea con la participación de estudiantes de posgrado
Editorial Number: 
33
eLearning Authors: 
yish
Tapio Koskinen
Ayuda lingüística